fbpx

Esta oportunidad surgió a raíz de un convenio de cooperación entre Uruguay y el gigante asiático firmado por la Secretaría Nacional del Deporte y el gobierno chino, que les permitió a 89 uruguayos de diversas disciplinas especializarse y entrenar al más alto nivel durante un mes.

“Lo de China fue alucinante. Cuando nos dijeron no lo podíamos creer, porque no estamos acostumbradas a ese tipo de cosas. Fue impresionante la experiencia de vivir como profesionales durante ese tiempo”, contó Lucía Fregeiro, quien agregó que “No te das cuenta todo lo que podés crecer en un tiempo tan corto entrenando así, y creo que lo que más nos llevamos fue lo que crecimos como equipo porque el enfoque de los entrenadores durante ese tiempo fue más desde lo colectivo que desde lo individual. Fue muy bueno porque cuando volvimos a Uruguay fue como que ya teníamos el juego armado y a partir de eso fuimos creciendo. También me llevo lo que es jugar a nivel internacional porque yo no había tenido tantas experiencias, y medirnos con las chicas de China era algo de otro mundo”.

Por su parte, Elisa Civetta dijo que “la experiencia fue algo increíble, estuvo tremenda. Fue algo que salió de un día para el otro y hubo que prepararse totalmente para China. Ir ahí a jugar al hockey a otro nivel, enfocarnos solo en nosotras y en el equipo estuvo muy bueno”… “Creo que yo gané mucho en seguridad en mi juego. Juego en el mediocampo y siento que tengo muchas más herramientas como para cambiar de lado, manejar los tiempos de partido y la comunicación en la cancha”.

María Eugenia Vidal contó que para ella, el viaje “estuvo increíble. Para mí fue una oportunidad espectacular que nunca hubiese imaginado que me iba a tocar. Fue increíble poder conocer la cultura china que es tan distinta a la nuestra, y también el hecho de poder vivir el hockey de manera profesional. Durante un mes era despertarte, entrenar, comer, descansar, volver a entrenar y volver a dormir. Estuvo muy bueno. Siempre me interesó saber que se sentía vivir de eso, vivir para el hockey. Que me haya tocado experimentarlo era algo que no esperaba”.

Vivieron un mes como jugadoras profesionales, dedicadas únicamente a perfeccionarse como deportistas en un lugar que les brindaba todos los elementos, tanto desde la infraestructura como en recursos humanos.

Sobre lo aprendido en China, Elisa Civetta contó que “trabajamos mucho nuestro juego, lo fuimos formando partiendo desde una base y se le fueron incorporando detalles por ejemplo a los pases, a las tácticas de juego, le metimos mucho y creo que mejoramos un montón. Incluso si comparamos desde el primer partido que jugamos hasta el último hubo un cambio muy grande, nos sentimos mucho más confiadas, además de que nos conocíamos mucho más. Nos sirvió para mejorar en todo sentido”. También destacó las instalaciones: “La infraestructura de allá era totalmente de primer nivel. Tenía una cancha de agua muy cerca de nuestro hotel, era de una Universidad que se dedicaba a deportes en la que había muchas áreas, una de ellas era exclusivamente de hockey. Es una de las mejores canchas que conocí”.

Por su parte, María Eugenia Vidal contó que de su experiencia en tierras asiáticas destaca “Técnicamente muchísimas cosas que por ahí en el club no habíamos podido tener, como una arquera de selección que esté totalmente pendiente de nosotras, de que mejoremos. También me traje muchísimas amistades, y también muchos aprendizajes. Me ayudó a perder esa timidez que tengo a veces al principio y a destaparme”

Y Lucía Fregeiro agregó que allá “nosotras éramos un equipo Sub 21, y en China jugamos contra dos equipos: uno Sub 16 y otro que era una Selección de la Provincia que eran de Primera, que obviamente eran mucho más grandes. Ese era superior, obviamente, pero el de las juveniles era de un nivel similar al que nos vamos a enfrentar en los Juegos Panamericanos”. Agregó posteriormente que “si vemos como jugamos el primer partido y el último, nos damos cuenta de que podemos llegar a ese nivel. Obviamente notamos que jugamos a algo muy distinto y que la distancia existe sobre todo en velocidad, en lo físico”. 

Las tres azulgranas que tuvieron el privilegio de formar parte de esta maravillosa experiencia también contaron sus impresiones de China, y de la convivencia con la delegación uruguaya en aquel país.

Civetta expresó que “es algo totalmente distinto a lo nuestro. Por un lado, la parte cercana a la zona en la que estaba nuestro hotel no era la más linda que digamos, era un poco sucio, pero después cuando salimos a recorrer y a conocer vimos desde templos chinos milenarios hasta ciudades súper modernas y tecnológicas”

“En algunos momentos se me hizo un poco largo, pero estuvo increíble el hecho de poder tener un entrenador específico de goleras que estuvo todo el tiempo ayudándonos, haber conocido gente, haber convivido con gente que nunca me hubiese imaginado. Fue una experiencia espectacular que también me ayudó a mejorar desde lo personal, porque aprendí cosas que quizás no hubiese aprendido en otro lugar”, contó Vidal, mientras que Fregeiro destacó que “algo que estuvo muy bueno fue que teníamos habitaciones individuales. Al principio uno puede pensar que es un embole, pero convivir un mes y medio no es fácil y eso nos daba ciertas libertades. Ya veníamos entrenando juntas y nos llevábamos bien, pero logramos hacernos muy amigas. Nos unimos mucho y creo que fue una muy buena manera de iniciar el proceso rumbo a los Panamericanos”.

Justamente, la vivencia en el gigante asiático le permitió al combinado uruguayo de hockey poner en marcha los preparativos para los Juegos Panamericanos, que son el gran objetivo a futuro.

Sobre los aprontes para la competencia continental, Lucía Fregeiro dijo que “la ida a China fue una muy buena manera de empezar con esa preparación, pero después paramos y seguimos entrenando por la nuestra. En verano volvimos a juntarnos y en diciembre jugamos contra Chile, donde no tuvimos nuestros mejores partidos, pero en marzo volvimos a enfrentarlas y nos sorprendimos a nosotras mismas. Les ganamos y jugamos realmente muy bien. Fue reafirmarnos que por ese camino teníamos que ir”.

Elisa Civetta también habló al respecto y dijo que “venimos bien porque le hemos metido mucho. Arrancamos en China bien arriba, después tuvimos una pequeña pausa y después volvimos a entrenar, a agarrar ritmo. Ahora vino un descanso por todo esto de la pandemia porque realmente se hacía muy difícil seguir con las prácticas por zoom. Más sobre fin de año, y sobre todo a comienzos del año que viene, tenemos el objetivo de meternos a full porque es la actividad que se nos viene y le tenemos que dar con todo”.

Por supuesto, estas maravillosas vivencias las vuelcan hoy en día jugando para Old Girls. “Yo juego en la Sub 18 y en Primera y creo que el equipo está muy bien. Veo que le estamos metiendo mucho, tanto entrenadores como jugadoras. El grupo humano está buenísimo y creo que eso es algo a destacar”, contó Elisa Civetta, mientras que Lucía Fregeiro dijo que “este año soy de las más chicas de Primera División y la verdad es que el grupo me encanta. Algo que se fomenta mucho en el club es el grupo humano, las juntadas, eso es clave para un equipo. Claramente la pandemia nos hizo perder mucho tiempo de entrenamiento, pero nos pusimos como objetivo dejar absolutamente todo en este torneo corto”.

Revista Oficial
-

Desarrolo web CreaWeb